Las Google Glass analizadas por un oftalmólogo - Clínica Oftalmológica González Costea - Murcia

Como médico oftalmólogo del siglo XXI, que vive rodeado de tecnología tanto en la Clínica como en cualquier ámbito de la vida, sentía gran curiosidad por saber cómo se podría ver con el novedoso invento de las Google Glass. Tenía muchas dudas al respecto, ya que mas allá de los blogs tecnológicos que explican lo que son y sus futuras utilidades, no existe hasta donde yo conozco una fuente de información sobre cómo es la visión con este dispositivo.

En la última edición del congreso Facoelche que tuvo lugar la primera semana de febrero de 2014, y gracias a un colega oftalmólogo que tenía en su poder una de estas unidades, pude probarme y comprobar cómo se ve con este dispositivo y experimentar las sensaciones visuales que produce.

Así que, tras haberlas probado, intentaré explicar desde el punto de vista de un oftalmólogo, y añadiendo ejemplos gráficos, cómo es la visión con las Google Glass para que cualquiera pueda hacerse una idea.

Que son las Google Glass

Son unas “gafas”, sin cristales, bastante ligeras y cómodas, que nos permiten ver una pantalla a la vez que seguimos viendo el mundo tal y como lo conocemos. También son capaces de aportar sonido, el sonido se trasmite por vía ósea mediante un sistema colocado sobre la varilla, o patilla, de las Google Glass y de este modo es perceptible por otras personas del entorno. El primer dato curioso como oftalmólogo es que aún no existe, pero se esta desarrollando la versión graduada de las mismas que permitirá usarlas a personas con defectos de refracción como miopía, hipermetropía y astigmatismo. La pantalla se proyecta sobre el ojo derecho en el modelo actual.

Google-Glass-1

Las primeras sensaciones:

Nos acomodamos las gafas sin encenderlas y miramos al frente, tendremos una visión totalmente normal, se ve por ambos ojos sin ningún impedimento, ya que no estamos mirando a través del dispositivo. Enfocando algún objeto lejano y manteniendo la atención en él, sin querer ver las gafas, veremos el objeto o paisaje aunque en nuestro campo visual percibiremos un objeto desenfocado transparente en la parte superior del campo visual pero que no nos afectará a la visión pues no invade el eje visual de ninguno de nuestros ojos cuando miramos al frente. El eje visual es la linea imaginaria que pasa por el objeto que miramos, el centro corneal y la fóvea (la región de la retina de mejor visión). Por lo tanto, está definido por la posición del ojo. El prisma de las Google Glass, no invade el eje visual siempre que fijemos en posiciones primarias de la mirada o posiciones hacia abajo. Lo afectará en supradextroversión, es decir al mirar hacia arriba y a la derecha a la vez.

Google-Glass-2

A través de las Googles Glass apagadas

Si intentamos mirar de lejos, a través del prisma de cristal que hay colocado delante y muy levemente por encima de nuestro eje visual horizontal del ojo derecho estando las gafas apagadas, la visión binocular es prácticamente normal, si bien el ojo derecho mira a través de un vidrio de cierto grosor. Veremos con nitidez, percibiremos que la visión es buena pero algo diferente.

Para simular esto les recomiendo que hagan la siguiente prueba: con los 2 ojos abiertos y mirando al frente, coloquen sobre su ojo derecho a unos centímetros un plástico transparente, por ejemplo una funda de teléfono de las rígidas. Podrán comprobar que con ambos ojos abiertos ven “casi” normal, pero si cierran el ojo izquierdo la visión no es tan perfecta como lo sería sin mirar a través de ese objeto transparente, aunque sigue siendo buena, evidentemente el objeto de plástico, que simula el prisma de las gafas, nos quita algo de calidad visual.

Google-Glass-3 Google-Glass-4
Google-Glass-5

Encendiendo las gafas

Con una pulsación sobre su interruptor, se inicia la secuencia de arranque y en el prisma se ve nítidamente la pantalla proyectada. Deslizando suavemente el dedo por el lateral de las Google Glass se alternan las distintas pantallas con las diferentes aplicaciones que existen. No es el objeto de este artículo el describir las utilidades existentes ni las que se puedan desarrollar por lo que no haré mención mas allá de indicar que responden a comandos de voz y que tiene cámara de vídeo y fotos para transmitir nuestra “visión” y perspectiva del mundo.

Google-Glass-6

Viendo la pantalla

Según definen los desarrolladores, la resolución de la pantalla es similar a la obtenida cuando se mira una pantalla de 25 pulgadas a unos 2 metros. En mi experiencia la visión es bastante nítida y sin dificultad a pesar de la luz exterior, si bien la resolución no es demasiado alta si la comparamos con los dispositivos de alta resolución que manejamos habitualmente.

Google-Glass-7

Google-Glass-8

Enfocando y desenfocando

Que se siente al tener dos imágenes diferentes delante de nosotros, es algo curioso y que merece la pena explicar. Nuestro cerebro no está habituado a interpretar dos imágenes que no sean iguales o muy parecidas. En la visión normal cada ojo ve una imagen diferente pero son del mismo tamaño y se fusionan a nivel de la parte occipital del cerebro. Esta sería una explicación algo inexacta para facilitar la comprensión. Técnicamente, cada ojo ve una imagen ligeramente diferente, pero eso sólo es cierto en el enfoque más o menos cercano. A partir de los 6-10 metros la diferencia es mínima, y después de los 100 metros no hay diferencia en el tamaño de las imágenes. La visión “natural” significa enfocar con ambos ojos la misma imagen, sólo que ligeramente diferente porque cambia un poco el punto de vista desde la posición del ojo derecho.

En este caso las imágenes que reciben nuestros ojos son muy diferentes ya que por el ojo izquierdo vemos lo habitual mientras que con el derecho vemos una pantalla con información. Por ahora no voy a entrar a debatir sobre si este tipo de visión puede producir molestias, dolores de cabeza u otros problemas; tan solo intentaré explicar con ejemplos prácticos que se puedan hacer en casa y añadiré fotografías que muestren una simulación de las sensaciones visuales.

A continuación presento unas imágenes obtenidas desde vídeos promocionales de las Google Glass, en visión lejana, media y próxima, si bien no son reflejo de las sensaciones visuales que se tienen al usar las Google Glass y que mas adelante explicaré.

Visión intermedia con Google Glass

Visión intermedia con Google Glass

Visión próxima con Google Glass

Visión próxima con Google Glass

En estas tres imágenes, vemos que a pesar de mirar hacia el infinito, hacia sujetos colocados a unos metros o incluso hacia objetos situados a unos centímetros siempre se muestran enfocadas las imágenes que se proyectan en las Google Glass a la vez que las otras. Están captadas con una cámara que mantiene enfocadas ambas continuamente. Esta situación es totalmente ficticia e induce a error, ya que el sistema visual humano no es capaz de mantener enfocadas a la vez una imagen cercana y otra lejana. Para expresarlo más científicamente y sin ser inexactos, realmente podemos mantener enfocados distintos objetos siempre que estén a la misma distancia del ojo, o que se encuentren dentro de la amplitud de foco del sistema óptico. Esta amplitud de foco es especialmente amplia en objetos lejanos, podemos enfocar a la vez un objeto que está a 80 metros y otro objeto a 100 metros. Pero cuando las distancias son mayores no es así.

Así que como médico oftalmólogo, conocedor de la visión y sus capacidades, pretendo explicar que es lo que realmente se ve y cómo se ve con el dispositivo. Para ello presentaré algunos ejemplos gráficos más reales e instructivos.

Mirando de lejos

Con las gafas puestas y encendidas, concentraremos nuestra atención en objetos lejanos. En nuestra percepción del campo visual encontramos en la parte superior derecha algo mas o menos transparente con imágenes o letras. Como es algo periférico no nos impide ver con claridad los objetos sobre los que enfocamos la visión, sin embargo tampoco podremos saber lo que ahí se encuentra proyectado en estos momentos, es decir, no somos capaces de ver la imágenes del dispositivo aunque esté encendido.

Para simular esto recomiendo dos opciones, una es más sencilla y la otra requiere de buscar algunos objetos que nos ayuden a la simulación más real.

Para la simulación fácil tan sólo necesitamos de un paisaje y de una tarjeta de visita cualquiera. Tomaremos la tarjeta de visita con la mano derecha, la situaremos a la altura de nuestra ceja, manteniéndola fija a unos 30 centímetros. Miraremos a la distancia y veremos nítidamente el paisaje. Como parte de ese “paisaje” habrá una zona ocupada por una mancha borrosa de pequeño tamaño (la parte que oculta la tarjeta de visita), no hay que intentar verla ni no verla, tan sólo mirar al paisaje y estará ahí.

Enfocando de lejos

Enfocando de lejos

En el caso de querer obtener una simulación más real, más parecida al prisma de las gafas de google recomiendo comprar un protector de pantalla de teléfono y buscar un bote de gel o similar cuya etiqueta sea transparente con letras o dibujos. Hay que despegar la etiqueta y pegarla de nuevo sobre el protector de pantalla para que tenga la rigidez suficiente. La posición de mirada debe ser la indicada previamente con la tarjeta de visita.

Google-Glass-14

Mirando la proyección de Google Glass

Emplearemos los mismos métodos que en el apartado anterior, la tarjeta y el protector con pegatina transparente. Esta vez los mantendremos a la misma altura de la ceja pero más alejados, ya que no es posible enfocar a tan corta distancia a excepción de personas muy jóvenes. Entre 40 y 50 centímetros es una posición adecuada para iniciar este test de simulación. Concentraremos nuestro enfoque y atención en la tarjeta de visita o en nuestro “prisma” doméstico y la podremos leer nítidamente, sin embargo perderemos la sensación de que el paisaje está enfocado. Como podréis comprobar si lo probáis no es posible enfocar ambas imágenes a la vez, es por lo que antes comentaba, con la imágenes que se ven en los vídeos, no es posible hacerse a la idea de cómo se ve con estos dispositivos.

Posición

Posición

Mirando la "proyección"

Mirando la “proyección”

Google-Glass-17

Por ello, las simulaciones de Google Glass que existen hasta la fecha no son todo lo precisas que debieran en términos de visión y en términos de comprensión real para los posibles y futuros compradores de este novedoso dispositivo que sin duda ofrecerá una nueva visión del mundo.

Espero que estas líneas y las imágenes sirvan para aclarar algunas dudas sobre la visión del ojo humano con Google Glass. No pretende ser una análisis científico, tan sólo que cualquier persona sin conocimientos técnicos pueda hacerse una idea sobre este tema.

Quiero agradecer al Dr. Pascual, oftalmólogo especialista en estrabología de nuestra clínica, su aportación en algunos aspectos técnicos específicos.

Dr. Alberto González-Costea
Médico especialista en Oftalmología

© 2016 Clínica González Costea.

Pide Cita

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Mensaje