via-lagrimal1-e1368042608358

Las patologías más habituales de la vía lagrimal son el lagrimeo (epífora) y la infección crónica o dacriocistitis, comúnmente llamada “rija”. En todos los casos, deben ser tratados médica o quirúrgicamente por un oftalmólogo.

En cuanto a la patología de los párpados, es importante reconocer la gran divergencia de cada uno de los casos, por lo que es imprescindible un estudio y un tratamiento personalizado. En buena parte de las ocasiones, con cirugía mínimamente invasiva podemos eliminar desde pequeñas lesiones de los párpados hasta las antiestéticas arrugas o las “bolsas” perioculares.