laser-argon-diodo-e1368114628730

El láser Argón diodo es un láser fotocoagulador y sus principales aplicaciones son:

Láser en Retinopatía Diabética

Una vez la diabetes ha causado daños en las estructuras oculares el tratamiento láser es a veces la única alternativa. El tratamiento suele realizarse en varias sesiones y con él pretendemos mantener la visión del paciente así como evitar complicaciones severas como hemorragias intraoculares, desgarros de retina y/o desprendimiento de retina que podrían causar la pérdida irreversible de la visión.

La retinopatía proliferante se produce por una falta importante de aporte sanguíneo (isquemia) de los vasos a la retina y sin tratamiento deteriorará la visión de modo irrversible.

Trombosis Venosa Retiniana

El tratamiento de la trombosis de retina con este tipo de láser, tiene como objetivo evitar las múltiples complicaciones que causará esta patología si no la tratamos a tiempo. Tras un episodio de trombosis normalmente la visión se afecta pero si no se trata adecuadamente aparecerán complicaciones que pueden condicionar la pérdida total de la visión del ojo afectado. Una valoración detallada del cuadro, y una asistencia y tratamiento precoces pueden preservar la visión del paciente.

Desgarros de Retina

Este tipo de láser nos permite “reparar” la retina cuando encontramos un desgarro. Estos desgarros o “roturas” de retina causarán un desprendimiento total de retina si no son tratados adecuadamente. En unos minutos y con unos cuantos impactos de láser “se sella” la zona desgarrada y evitaremos las fatales complicaciones. Estos desgarros están precedidos normalmente por la percepción de fotopsias o “destellos luminosos” y por la visión de miodesopsias o “moscas volantes”.

Edema Macular

La mácula es la zona central de la retina y es el punto con el que obtenemos la visión más perfecta y detallada. La pérdida de visión macular no causa ceguera total pero condiciona una “ceguera funcional”, no siendo capaces de leer, de ver con detalle, ni de ver caras, etc.
El edema macular se caracteriza por una acumulación de líquido entre las capas de la retina. Normalmente es producido por lesiones en la pared de los los capilares (pequeños vasos sanguíneos) que difunden plasma hacia el tejido circundante (retina).
La acumulación de líquido en la retina acaba dañando la mácula y por lo tanto la visión.
El edema macular puede estar provocado por distintas patologías como retinopatía diabética, trombosis retinianas, inflamaciones ocular