¿Qué son las lentes ICL? Tratamiento para la Alta Miopía

lente intraocular ICL
En un ojo normal la imagen se proyecta en la retina, sin embargo, en personas miopes la imagen se proyecta en un punto focal delante de la retina, dando lugar a una visión borrosa. Aunque este error refractivo del ojo se puede corregir con el uso diario de gafas o lentillas, muchos pacientes recurren a la cirugía refractiva como una solución más cómoda y de larga duración.

La cirugía refractiva es una forma de corrección de la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía que presenta múltiples ventajas. Existen dos variantes de la misma: cirugía refractiva láser y cirugía refractiva con lente intraocular.

En este artículo, vamos a hablar de la cirugía refractiva con lente intraocular, una intervención quirúrgica que consiste en la colocación de una lente fáquica entre el cristalino y el iris. Esta es la llamada lente intraocular ICL.

¿En qué casos se recomienda la cirugía refractiva con lente intraocular?

El oftalmólogo es la persona más adecuada para indicarnos en qué casos es recomendable su uso. Normalmente está indicado para jóvenes que tienen una miopía o hipermetropía alta, que no pueden realizarse la cirugía refractiva láser habitual y buscan un método estable para tratar su defecto refractivo.

Las dioptrías que corrige son bastante elevadas: 18 dioptrías para los que sufren miopía, 10 para aquellos que presentan hipermetropía. Se recomienda en pacientes que padezcan córneas con un insuficiente grosor para aplicar el láser o aquellos pacientes que tienen insuficiente lágrima y/o de poca calidad. Además, se puede complementar con otras cirugías, como la del láser Excimer. Ante cualquier duda, se puede consultar siempre al oftalmólogo para que nos ofrezca su opinión y saber si nos convienen estas lentes.

 

Beneficios de las lentes ICL

Los beneficios de la lente intraocular ICL son muy numerosos:

  1. Colocación rápida: su pequeño tamaño y facilidad de implantación permite que el paciente no sufra ningún dolor y corrija su visión en tan solo unos escasos días.
  2. Cirugía invisible: este tipo de cirugía no es visible para ninguna persona. Una vez finalizada nadie se dará cuenta de que el paciente se ha implantado la lente ICL.
  3. Intervención reversible: si por causa mayor el paciente desea retirar la lente, podrá hacerlo sin consecuencias.
  4. Post-operatorio breve: al ser una cirugía en la cual no se necesita realizar puntos de sutura ni un periodo de reposo, la recuperación total se puede efectuar en uno o dos días a lo sumo.
  5. Últimas tecnologías: esta intervención emplea la última tecnología y es totalmente segura. Ahora tienes la oportunidad de disponer de un método rápido y eficaz para corregir la alta miopía o miopía magna.

¿Cómo se realiza la implantación de lentes intraoculares ICL?

La cirugía refractiva con lente intraocular ICL se realiza con anestesia local en forma de gotas. El cirujano tan solo debe colocar la lente ICL detrás del iris, después de una minúscula incisión en la córnea. La intervención es muy breve y el resultado excepcional.

A continuación puedes ver un breve video sobre cómo se realiza la cirugía con lente intraocular ICL:

Desde el día de la intervención se efectuarán revisiones oftalmológicas para realizar un seguimiento y asegurarse de que la recuperación se realiza correctamente. Lo más adecuado es seguir las indicaciones del oftalmólogo. Cuando finalice la implantación de la lente intraocular ICL, el paciente podrá disfrutar de una visión nítida.

En la clínica Oftalmológica González Costea estudiamos cada caso en particular para poder aconsejar e informar de la técnica quirúrgica más adecuada para el paciente.