Membrana epirretiniana macular: síntomas, causas y tratamiento

Membrana epirretiniana macular

Podemos decir que la retina es el tejido más delicado de todo el globo ocular: es la capa del ojo donde se forman las imágenes. La zona de la retina que nos permite distinguir las imágenes con mayor detalle se llama mácula . Además es importante saber que la retina está formada por neuronas que envían la información visual al cerebro a través del nervio óptico. En el interior del ojo y próximo a la retina encontramos el gel o humor vítreo. 

¿Qué es la membrana epirretiniana? Llamamos membrana epirretiniana macular (MEM) al crecimiento de un tejido en la superficie de la retina, en el área macular. Es un tejido fibroso que crece en la zona central de la retina tirando de ella y “arrugándola”. 

Síntomas de membrana epirretiniana

Los síntomas de la membrana epirretiniana macular pueden ser muy variados y dependerá del grado o evolución de dicha membrana. En algunos pacientes la visión puede empeorar,suponiendo incluso en casos severos algunas limitaciones en tareas como la lectura. Otros pacientes pueden experimentar una importante deformación de los objetos (percibiendo líneas rectas como onduladas). O bien, ver las imágenes más pequeñas o más grandes de su tamaño real.

Los síntomas también dependerán de si un solo ojo es el afectado; o si por desgracia, y de forma infrecuente, los dos ojos presentan membrana epirretiniana.

También te puede interesar: Retina del ojo y vitreo

Causas

¿Por qué se forman las membranas? Por un crecimiento en la superficie de la retina de células que generan un tejido fibroso que crece en la superficie de la retina y tira de ella.

En la mayoría de los casos la principal causa es el envejecimiento, por eso se da sobre todo en pacientes mayores de 70 años en los que se detecta un desprendimiento de vítreo. Aunque en algunos casos también pueden aparecer membranas epirretinianas como consecuencia de otras dolencias como un traumatismo, miopía, desprendimiento de retina, o una inflamación intraocular.

Diagnóstico

El diagnóstico se lleva a cabo con ayuda de una OCT (Tomografía de Coherencia Óptica). Se trata de una prueba rápida y no invasiva que muestra la forma y el grosor de las capas de la retina fundamentalmente a nivel macular y del nervio óptico.

Tratamiento

En los casos leves o incipientes se suele optar por la observación con controles oftalmológicos periódicos. El tratamiento de la membrana epirretiniana macular se recomienda cuando el paciente sufre un empeoramiento severo de la visión o nota una grave deformación de los objetos.

La solución a esta patología es una cirugía llamada vitrectomía que permite acceder a la parte posterior del ojo y extraer la membrana. Esta intervención se realiza con anestesia local y permite al paciente recuperar de forma paulatina la forma de la retina y mejorar su capacidad de visión.

Desde González Costea te recomendamos que, al notar el más mínimo síntoma, acudas a realizarte una revisión oftalmológica para, así, evitar problemas más graves. Puedes llamarnos al teléfono 968 23 78 79 y estaremos encantados de poder ayudarte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies