Desprendimiento de retina: qué es y cómo actuar

Desprendimiento de retina

La retina es un tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo o globo ocular, donde se reciben los estímulos luminosos que se enviarán al cerebro a través del nervio óptico. La retina puede verse afectada por patologías tan severas como el desprendimiento de retina.

¿Qué es el desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina es una afectación donde las capas de la retina se separan del resto del tejido retiniano. Esta patología requiere una consulta de urgencia en oftalmología, ya que puede provocar un deterioro importante de la visión y en casos extremos incluso ceguera.

¿Qué puede causar un desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina suele tener diferentes causas, que además suelen estar relacionadas entre sí: 

  • Degeneración del humor vítreo o cuerpo vítreo: el humor vítreo es un líquido alojado en el interior del globo ocular, entre la retina y el cristalino, con forma similar a la gelatina que tiene como función dar forma al ojo. Con el paso de los años, este gel sufre pequeños cambios fisiológicos, que pueden causar modificaciones en los puntos de adherencia de este gel a la retina. De esta manera, en la retina de algunos pacientes puede aparecer un agujero o desgarro en la retina, que está estrechamente relacionada con la filtración de líquidos del              vítreo.
  • Los casos más graves de miopía (miopía magna o miopía patológica) también podrían estar ligados al desprendimiento de retina debido al adelgazamiento que sufren las paredes retinianas en ojos tan largos.
  • El componente genético se considera relativamente importante. Si hay antecedentes de desprendimiento de retina en la familia, habrá que realizar revisiones periódicas en el oftalmólogo para detectar cualquier cambio en las paredes retinianas. 
  • Otro grupo de riesgo son los enfermos de diabetes, patología que puede provocar retinopatía diabética o desprendimiento de retina por tracción.

Síntomas: cómo identificar un desprendimiento de retina

Los principales síntomas que pueden dar la voz de alarma ante un desprendimiento de retina son:

  • Visión borrosa o visión de sombra en algún punto del campo visual.
  • Aparición de fotopsias (destellos luminosos) y miodesopsias (lo que se conoce como moscas volantes).
  • Mancha oscura que obstaculiza la perfecta visión.
  • Pérdida de visión en uno o ambos ojos.

También te puede interesar: Retinopatías – Patologías de la Retina

¿Cómo actuar frente a un desprendimiento de retina?

Después de una primera valoración, si sólo hay un desgarro y aún no se ha producido el desprendimiento de retina, se puede optar por un tratamiento preventivo, sin cirugía. Este tratamiento se lleva a cabo en consulta, de forma ambulatoria con la ayuda de un láser que hace de barrera, rodeando la zona.

Pero una vez que la retina se ha desprendido, el único tratamiento posible es la cirugía, que debe realizarse lo más rápido posible para garantizar la menor pérdida de visión del paciente.

Hay diferentes tipos de cirugía:

  • La más común es la Vitrectomía, que consiste en retirar el gel vítreo. Éste se sustituye en la mayoría de los casos por un gas que se inyecta en la cavidad ocular, que favorece el proceso de reparación de la retina y que se va absorbiendo progresivamente. En casos muy graves, en lugar de gas se usa aceite de silicona.
  • Otra opción consiste en la colocación de un anillo de silicona a modo de cerclaje. Se trata de una banda de silicona que presiona la esclerótica y aplana la retina. De este modo favorece la adhesión de ambas capas.

Ambas cirugías se realizan en quirófano, pero el paciente vuelve a casa el mismo día. La recuperación de la visión es un proceso lento, que puede implicar semanas o incluso meses, durante los cuales se recomendará al paciente realizar reposo para garantizar el éxito del proceso de recuperación de la visión.

Recuerda que la mejor forma de prevenir posibles problemas de visión es la revisión anual con especialistas en oftalmología. Y si notas alguno de los síntomas que acabamos de describir, nuestro equipo valorará tu caso y tratará de ofrecerte la alternativa que mejor se adapte a tus necesidades. Puedes llamarnos al teléfono 968 23 78 79 y estaremos encantados de poder ayudarte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies