La “hemorragia subconjuntival” se produce por rotura de vasos y capilares de la conjuntiva, puede producirse por causas comunes, como la tos, el estornudo, el esfuerzo o un golpe. Otras causas pero menos habituales de hemorragia incluyen la diabetes mellitus, hipertensión arterial y exceso de ingesta de ciertos medicamentos, como ácido acetilsalicílico. Es extraño que se deba a problemas de coagulación, pero a veces ocurre. Si tenemos hemorragias conjuntivales con mucha frecuencia es conveniente acudir al oftalmólogo.

CategoríasNoticias

© 2016 Clínica González Costea.

Pide Cita

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Mensaje