cataratas2-e1368042764664

Es importante recordar que “ver bien” no asegura tener los ojos sanos. No siempre es así y, de hecho, muchas enfermedades sólo son detectables en fases muy avanzadas. Por ello, las revisiones oftalmológicas periódicas son la medida más adecuada para preservar la salud ocular.
Cualquier molestia o alteración ocular debe ser consultada con un médico, desde alteraciones de la visión a picor, dolor, fotofobia, conjuntivitis, alergias oculares. En caso de no presentar mejoría, el paciente debería ser valorado por un oftalmólogo, el único profesional sanitario capacitado para diagnosticar y tratar las enfermedades oculares y sus complicaciones.