dacriocistitis

Se denomina dacriocistitis a la inflamación del saco lagrimal causada por una infección.

El saco lagrimal forma parte del sistema de drenaje de lágrimas a través del hueso nasal y hasta la parte posterior de la nariz. Cuando la vía lagrimal se ve obstruida, no es posible que las lágrimas sean drenadas hacia la nariz, por lo que se acumulan y convierten en un lagrimeo constante. Este proceso está relacionado con la infección del saco lagrimal.

Como regla general, esta afección suele ser unilateral, es decir, suele ocurrir en un solo ojo, y entre los más afectados se encuentran los bebés recién nacidos, (la infección se produce en el momento del parto o se debe a una obstrucción congénita de la vía lagrimal). Aunque también es frecuente en adultos (mujeres de unos 40 años y adultos de 60-70 años).

Tipos de Dacriocistitis

Según el tiempo y las características de la infección, está enfermedad se puede clasificar en aguda o crónica. Aunque también puede entrar en esta última clasificación la del recién nacido.

Dacriocistitis aguda

La dacriocistitis aguda se produce de manera repentina y no es recurrente. Se caracteriza por producir bastante dolor y debe ser tratada rápidamente para evitar mayores complicaciones. Pocas horas después de haber iniciado el proceso infeccioso, la inflamación se desarrolla entre el ángulo interno del ojo y la nariz, produciendo edema, eritema, y en algunos casos, supuración.

También pueden darse casos en los que aparezcan infecciones en los tejidos que rodean el saco lagrimal. De allí deriva la importancia de tratarse con premura, aunque este tipo de infección no sea de gravedad.

Dacriocistitis Crónica

La dacriocistitis crónica es un proceso infeccioso mucho más recurrente. Ocurre por la colonización crónica y permanente de gérmenes que conlleva inflamación, secreciones y lagrimeo continuo.

Dacriocistitis Congénita o del Recién Nacido

La dacriocistitis congénita o del recién nacido se da por una obstrucción congénita de la vía lagrimal debido a la presencia de una membrana que no permite el normal funcionamiento del drenaje de lágrimas

Principales causas de la dacriocistitis

La causa principal de esta patología es la obstrucción de la vía lagrimal y del conducto que conecta el saco lagrimal con la cavidad nasal, provocando la acumulación de lágrima y consiguiente infección.

Esta obstrucción puede darse por:

  • Traumatismo nasal o facial
  • Tumoraciones
  • Desviación del tabique nasal
  • Rinitis hipertrófica
  • Pólipos nasales
  • Hipertrofia del cornete nasal inferior
  • A causa de las bacterias Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa.

Síntomas de la dacriocistitis

Podemos señalar los síntomas de la dacriocistitis, según sus tipos:

Síntomas de la dacriocistitis aguda:

  • Dolor importante en la zona.
  • Ojo enrojecido, así como en la piel del párpado inferior (Eritema).
  • Edema.
  • Epifora o lagrimeo constante.
  • Podría aparecer pus.
  • Podría causar procesos febriles.

Síntomas de la dacriocistitis crónica:

  • No hay dolor excesivo ni tampoco enrojecimiento de la zona.
  • Epifora.
  • Secreción purulenta.
  • Quiste en el ángulo interno del ojo.

Tratamiento de la dacriocistitis

Si se trata de dacriocistitis aguda, se requiere de un tratamiento urgente y eficaz para frenar la infección y por ende la inflamación.

Los tratamientos que se llevan a cabo son siempre enfocados a cada caso particular. Normalmente, se suele comenzar por los menos invasivos.

En muchos casos, se realizan primero masajes en la zona, que van acompañados del sondaje de las vías lagrimales. Este procedimiento se lleva a cabo en consulta (tratamiento ambulatorio) tras la aplicación de anestesia en gotas. Consiste en desobstruir de forma manual con una fina sonda el conducto lagrimal. Posteriormente, se trata con antibióticos tópicos y/ u orales según resultados arrojados en cultivos y antibiogramas previamente realizados. Además de antinflamatorios y analgésicos, según el paciente lo necesite.

El sondaje de las vías lagrimales se lleva a cabo con frecuencia en bebés. El Dr. González Costea lo lleva a cabo en su propia consulta con alta tasa de éxito, mostrando resultados efectivos desde el primer momento.

Experiencia de uno de nuestros pacientes:

Si el padecimiento es crónico, el especialista en oftalmología opta por la cirugía. Existen varias opciones para llevar a cabo este procedimiento. Queda en manos del especialista decidir sobre la más adecuada según las características y necesidades de cada paciente.

Si tu bebé o algún familiar de edad avanzada padece lagrimeo continuo o inflamación de la zona del saco lagrimal, te recomendamos solicitar una revisión oftalmológica lo antes posible en nuestra clínica oftalmológica de Murcia. Realizaremos un estudio personalizado del caso para ofrecerte las mejores soluciones.

CategoríasSin categoría

© 2016 Clínica González Costea.

Pide Cita