¿Qué es una topografía corneal? Tipos y aplicaciones

Topografía corneal

La córnea es la estructura transparente que conforma la parte más externa de cada uno de nuestros ojos. Posee un tamaño más o menos igual que el del iris y carece de vascularización. Para evaluar las irregularidades de la córnea, la mejor técnica existente en la actualidad es la topografía corneal. En esta página encontrarás toda la información relacionada con ella.

Si estás interesado en realizarte una topografía corneal en Murcia, recuerda que puedes solicitar una consulta oftalmológica con nuestro equipo rellenando el formulario que encontrarás en esta página.

¿Qué es una topografía corneal?

Una topografía corneal es una técnica ocular de diagnóstico que se realiza con el objetivo de analizar en su conjunto de la córnea. Gracias a ella, es posible detectar irregularidades y alteraciones en ella, tales como astigmatismo y otros indicadores relacionados con patologías corneales.

Se basa en la creación de un mapa en tres dimensiones de la superficie curva de la córnea. Se trata de una técnica no invasiva que se realiza a través de un ‘topógrafo’, es decir, de un sistema computerizado que analiza la parte externa del ojo y muestra alteraciones indetectables mediante otros sistemas a través de diferentes colores. Sus resultados son interpretados por el oftalmólogo, el cual es el responsable de recomendar un tratamiento concreto.

¿Cómo se realiza la prueba de topografía corneal?

Esta prueba no invasiva se realiza en pocos minutos. El paciente debe colocarse frente al topógrafo corneal. Este dispone de una especie de ‘cono o pequeña cúpula’ a cuyo centro debe dirigir la mirada. Después, el equipo proyecta una serie de anillos concéntricos de luz sobre la córnea que se desea examinar y analiza la forma en la que estos se reflejan sobre ella.

¿Para qué sirve una topografía corneal?

En concreto, la topografía corneal tiene todas estas utilidades:

  1. Diagnóstico de patologías oculares: esta técnica permite detectar rápidamente todo tipo de ectasias corneales. Hablamos, por ejemplo, de los queratonos o de los astigmatismos irregulares. También permite al oftalmólogo seguir su evolución en el tiempo y la efectividad de los tratamientos aplicados.
  2. Estudio preoperatorio y seguimiento de cirugía refractiva: Antes de llevar a cabo una cirugía se analiza la morfología de la córnea. Este proceso es esencial antes de iniciar un tratamiento y también, después para valorar los cambios y/o mejoras en la superficie corneal. Es una prueba esencial en pacientes a los que se les llevan a cabo tratamientos como Crosslinking corneal y en pacientes intervenidos de cirugía refractiva.
  3. Adaptación de lentes de contacto: es imposible que las lentillas se adapten perfectamente a la superficie del ojo sin realizar esta prueba. En base a ella, se pueden construir con la forma correcta y personalizada para el paciente.
  4. Transplantes de córnea: esta prueba también resulta imprescindible antes y después de realizar queratoplastias, denominación médica que se da a los transplantes de córnea.

Tipos de topografía corneal

El tipo de topografía corneal realizada vendrá determinada por el equipo utilizado. Existen, fundamentalmente, dos tipos de topógrafos corneales:

  1. Topógrafos de elevación: los más precisos. Son los utilizados por los oftalmólogos antes de realizar cirugías refractivas sobre la córnea. Pueden medir hasta el espesor de esta.
  2. Topógrafos de reflexión especular: evalúan la superficie anterior de la córnea. Son los recomendados para el trabajo de adaptación de las lentes de contacto a las córneas por parte de los optometristas.

En la Clínica Oftalmológica González Costea contamos con un sistema mixto de topografía corneal ya que emplea la tecnología de hendidura de barrido y el sistema de reflexión de anillos de Plácido. Estos dispositivos suelen proyectar 32 anillos concéntricos de este tipo junto al punto de fijación de la mirada. Cada uno de ellos tiene capacidad para analizar hasta 256 puntos. Estos anillos pueden aparecer elongados o distorsionados. Además, cuanto más unidos estén, mayor curvatura de la córnea representarán.

En definitiva, la topografía corneal es una técnica fundamental para los profesionales de la oftalmología y totalmente segura para los pacientes con alguna afectación corneal. Su aplicación es muy sencilla y sus resultados resultan muy fáciles de interpretar y analizar.