retinal-vitreo-e1368033974216

La retina es el tejido más delicado de todo el ojo. Está formada por neuronas que envían la información visual al cerebro a través del nervio óptico. En cuanto al humor vítreo, es una sustancia gelatinosa y transparente que se encuentra en el interior del globo ocular.

Son múltiples las alteraciones que pueden sufrir tanto la retina como el vítreo y, cada una de ellas, provoca síntomas diferentes pero, en general, todas se caracterizan por la disminución de la visión en mayor o menor grado. Las lesiones de retina, en especial, son un grave problema que puede disminuir la visión de modo permanente.

La exploración del fondo de ojo es imprescindible para valorar el estado de la retina y debe realizarse siempre a cargo de un oftalmólogo a partir de la dilatación de la pupila (midriasis). Otras revisiones no oftalmológicas no garantizan la salud ocular ni de la retina. La solución a estos problemas pueden requerir tratamiento médico, con láser o mediante cirugía, según el caso.

Algunas de las patologías más frecuentes en retina y vítreo son las moscas volantes (miodesopsias), degeneración macular, desprendimiento de retina o uveitis.